Plaza de la Corredera

España | Córdoba 03 marzo 2019 por Francisco Rubio
[Total:7    Promedio:3.6/5]

La plaza de la Corredera es la única plaza mayor rectangular de toda Andalucía y uno de los lugares más emblemáticos de Córdoba.

Se encuentra ubicada en el centro de Córdoba y tiene acceso por las calle Rodríguez Marín también conocida como Calle Espartería (Arco Alto), Calle Sánchez Peña, Plaza del Socorro (Arco Bajo) y Toril. Su diseño actual fue obra del arquitecto Antonio Ramón Valdés quien, bajo el mandato del corregidor Don Francisco Ronquillo Briceño, configuró una estructura semirregular de 113 metros de largo y 55 de ancho. Esta última remodelación se produjo entre los años 1683 y 1687 y estuvo motivada por el derrumbe de unos de los graderíos de madera. Consistió en la construcción de crujías en la fachada, soportales y balcones de hierro en las plantas superiores. Los expertos aseguran que se constituyó el primer ejemplo de plaza mayor cerrado, de ascendencia castellana y concepción barroca.

La plaza ha sufrido un gran número de remodelaciones a lo largo de la historia y son diversos los usos que se le han dado a este enclave. La plaza fue escenario de multitud de eventos festivos, como corridas de toros o juegos de cañas; siendo este último uso al que debe tu nombre. Los juegos de cañas tienen un origen militar árabe y consisten en la simulación de un combate que enfrenta a hombres montados a caballo. Los hombres, casi siempre nobles, corrían en círculos o semicírculos y de ahí que en la actualidad se llame plaza de la Corredera, haciendo referencia a las carreras de los caballos. Varios actos más estuvieron ubicados en la misma plaza, como la celebración en 1571 de la victoria de la batalla de Lepanto, los autos de fe de la Inquisición o las ejecuciones de los franceses en el siglo XIX.

Aunque sin duda alguna el uso más representativo que tuvo la plaza fue la ubicación de un mercado en el centro de la misma construido en 1896 y que reunía a multitud de comerciantes. Tan característico fue, que el mismo Pío Baroja hizo referencia en uno de sus libros, más concretamente en La Feria de los Discretos. Aunque algunos años después, en 1956 fue destruido debido a sus condiciones de escasa higiene.

La Plaza de la Corredera siempre ha sido un eje principal en la vida de Córdoba, centro de actividades comerciales y nexo entre barrios desde su aparición en los arrabales próximos a la muralla de la Medina en el siglo XII hasta la actualidad.

 

Plaza de la Corredera en la actualidad

La Corredera es la única Plaza Mayor rectangular de toda Andalucía y una de las más representativas de España, junto a la Plaza Mayor de Madrid o la de Salamanca. En la actualidad su estética no es regular en todo su perímetro.

En uno de sus lados más largos podemos encontrar hoy en día el Mercado de Sánchez Peña. El edificio fue construido en 1586 como casa consistorial donde se alojaba el Corregidor y en cuyos sus sótanos se ubicó una cárcel hasta el año 1821. Varios años después, José Sánchez Peña, empresario al que el edificio debe su nombre, instauró una fábrica de sombreros. A su desaparición fue alquilado por pequeños comerciantes locales hasta que se formó un mercado de abastos semejante al que existe hoy en día. En la actualidad, podemos encontrar un mercado municipal en la planta baja y un centro cívico en el piso.

La Casa de Doña Jacinta es el otro edificio que mantiene una fachada distinta al resto de la plaza. Doña Ana Jacinto de Angulo, su verdadero nombre, se opuso a la demolición de su casa en las obras de ampliación de la plaza, consiguiendo el consentimiento y apoyo del Rey Carlos II. Este edificio, que ha mantenido su nombre hasta la actualidad, consta de tres plantas compuestas por hileras sucesivas de balconcillos separados por columnas.

Su singularidad dentro de las Plazas Mayores barrocas andaluzas y su influencia en el resto de las plazas de España fueron algunas de las razones por las que fue declarada monumento histórico artístico de carácter nacional en 1982.

Sin embargo, toda descripción se queda corta. Una vez que el viajero visita la Plaza de la Corredera, podrá sentarse en uno de los bares que allí se albergan y disfrutar de cada detalle del emplazamiento. Podrá contar y confirmar que exactamente son 61 los arcos de su fachada y 360 los balcones que rodean todo el enclave. Que realmente la plaza no es totalmente rectangular y que su lados no miden lo mismo dos a dos. Su lado norte mide 112 metros frente a los 109 del lado sur. Sus costados también son desiguales; el oriental mide 35 metros mientras el occidental tiene 37 metros de largo. Y dependiendo de la época del año podrás disfrutar de diversos espectáculos, la mayoría musicales, como la Noche Blanca del Flamenco.

Plaza de la Corredera

Plaza de la Corredera

Plaza de la Corredera

Francisco Rubio

Francisco Rubio

Enamorado de los viajes y fotógrafo aficionado. Mi pasión es viajar, pero siempre acompañado de mi cámara. Como unión de estas dos cosas nació Viajeros por el Mundo!

Comparte este artículo en redes sociales

¿Has visitado este lugar? ¿Qué te pareció? Déjanos un comentario o ayúdanos a completar la información