El Coliseo romano

Italia | Roma 25 junio 2018 por Francisco Rubio
[Total:0    Promedio:0/5]

El Coliseo está ubicado entre las colinas de Celio, Esquilino y Palatino, en la confluencia de las actuales vías de S. Giovanni in Laterano, Claudia, S. Gregorio, Domus Aurea, Labicana y Fori Imperiali.

Fue el edificio más grande construido por Roma, razón por la cual desde el Renacimiento se le ha considerado un modelo arquitectónico, a la par que una autentica obra de arte. Sus 80 entradas numeradas permitían el acceso de 109.000 espectadores que se disponían en la cávea. En 1980 la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad y el 7 de julio de 2007 fue reconocido como una de las siete nueve maravillas del Mundo.

El Coliseo romano - Viajeros por el Mundo

Interior del Coliseo romano

Estructura e historia del Coliseo romano

La construcción del Coliseo comenzó en el año 72 bajo el régimen de Vespasiano y terminó en el año 80 durante el mandato del emperador Tito. Tras la finalización de la construcción el Coliseo se convirtió en el mayor anfiteatro romano, con unas dimensiones de 188 metros de longitud, 156 metros de anchura y 57 metros de altura.

En su interior, y bajo las gradas, el Coliseo romano cuenta con grandes pasillos que permitían a los asistentes entrar y salir con facilidad. Además, los palcos poseían una antesala y eran usados según la posición social del espectador.

El Coliseo romano era el escenario de una gran cantidad de espectáculos, algunos de ellos bastante sangrientos. Los espectáculos crueles, en su mayoría, fueron realizados durante el paleocristianismo, el tiempo correspondiente a los tres primeros años de la era después de Cristo. En dichas muestras, eran usuales las luchas entre gladiadores, quienes peleaban hasta causarle la muerte al contrincante. En ciertas ocasiones, gracias al ruego de los espectadores y el permiso de la máxima autoridad presente, era posible perdonarles la vida a ambos gladiadores. Sin embargo, al pensar en el Coliseo romano, lo primero que se nos viene a la mente es el espectáculo organizado para ver el enfrentamiento entre personas y animales salvajes como leones. En realidad, se trataba de la ejecución de prisioneros que debían morir debido al ataque de estos animales; a este tipo de espectáculo se le llamaba Noxii, mientras que las luchas de los gladiadores se conocían como las Munera.

Al decaer el Imperio Romano, el Coliseo no se siguió utilizando, ya que pasó a ser propiedad de la Iglesia en los tiempos de Gregorio I. Debido al paso del tiempo y el descuido, parte de él se perdió. Hoy en día es posible visitar el Coliseo y conocer parte importante de su estructura original, que se ha convertido en una atracción turística muy importante de la zona.

Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Curiosidades del Coliseo romano

  • El nombre original “Anfiteatro Flavio” fue sustituido por el de Coliseo debido a la gran estatua de Nerón que se encontraba situada en la entrada de la Domus Aurea, “El Coloso de Nerón”.
  • El emperador Tito inauguró el Coliseo con 100 días de juegos, lo que costó la vida a más de 2.000 gladiadores.
  • El coliseo tenía un techo de lona para proteger a la gente del sol. Debajo de la arena se situaba la maquinaria y las jaulas.
  • Existen diversas teorías sobre que el Coliseo se llenaba de agua para la representación de batallas navales.
  • Cada viernes Santo el Papa preside el Vía Crucis en el Coliseo.
Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Interior del Coliseo romano

Exterior del Coliseo romano

Exterior del Coliseo romano

Exterior del Coliseo romano

Exterior del Coliseo romano

Francisco Rubio

Francisco Rubio

Enamorado de los viajes y fotógrafo aficionado. Mi pasión es viajar, pero siempre acompañado de mi cámara. Como unión de estas dos cosas nació Viajeros por el Mundo!

Comparte este artículo en redes sociales

¿Has visitado este lugar? ¿Qué te pareció? Déjanos un comentario o ayúdanos a completar la información