El Castillo de Edimburgo

Escocia | Edimburgo 12 septiembre 2021 por Francisco Rubio
[Total: 0   Promedio: 0/5]

El Castillo de Edimburgo es la atracción turística más visitada de Escocia. Se trata de una gran fortaleza que, curiosamente se encuentra erigida en la cima de una roca, la cual originalmente era un volcán. Preside a la ciudad desde las alturas, siendo autor, protagonista y vigilante de muchos eventos históricos que han marcado hitos en la ciudad.

Es un lugar que resguarda consigo un montón de historias con años de trascendencia. Es por lo que, además de ofrecer las mejores vistas, también te instruyes de muy buenas leyendas Es realmente muy interesante de visitar.

Historia

Existen registros de su edificación desde el siglo XII. En sus inicios se trataba de una fortaleza gracias a su estratégica situación geográfica. Más allá de sus paredes no hay sino enormes acantilados y, antiguamente, también un lago, esto permitía un único acceso hasta su interior. Por lo que le otorgaba un papel defensivo a este fuerte con fines militares.

Así mismo, luego del siglo XI fue utilizado como residencia real y formó parte de la sede principal del parlamento. Esto fue hasta el siglo XVII, cuando se unieron las coronas de Escocia e Inglaterra en una sola. Y las principales remodelaciones del castillo se vieron priorizadas en el interior del castillo. Así como en los nuevos albergues para los soldados que luchaban en la guerra contra Francia en la época.

Ya en la quedó en la posteridad los fines defensivos del castillo, pues pasó a segundo plano. Para poder ingresar al lugar es a través de la Royal Mile, calle principal del Old Town de Edimburgo. El cual anteriormente se utilizaba para realizar los desfiles militares, así como se realizaban los diversos tipos de entrenamiento militares. En la actualidad, durante cada mes de agosto se celebra el Millitary Tatto.

¿Qué ver y hacer en el Castillo de Edimburgo?

qué ver en Edimburgo

Se trata de un lugar bastante amplio que demanda varias horas del día para recorrerlo completo. Claro, si te conoces un poco de la historia de Escocia, visitar el Casillo de Edimburgo te resultará maravilloso.

Además de sus interesantes leyendas, este importante centro de atracción turística cuenta con puntos de interés que no puedes pasar por alto. De los que seguramente tomarás las mejores fotos para tu cuenta de Instagram. Tal es el caso de:

La Capilla de Santa Margarita (St. Margaret)

Es la edificación más antigua con la que cuenta el Castillo de Edimburgo. Está dedicada a la esposa del rey Malcolm III, quien fue madre de los reyes Edgar, Alexander I y David I. Margarita fue una mujer muy devota, por lo que años después de su muerte, el rey David I, decidió edificar este santuario en su honor.

No existen registros del año de su edificación, sino más bien que son regimientos que se basan en su arquitectura. Esto hace suponer que data de 1124. Sin embargo, el lugar estuvo bajo las sombras de la ignorancia por unos años hasta que fue redescubierta en 1845. Desde entonces se reconstruyó intentando imitar el diseño original.

Su exterior se evidencia como un simple bloque, pero el interior cuenta con una estructura más compleja. Se divide en dos ambientes por un arco: el altar que posee forma semicircular y el cuerpo central, utilizada para la congregación.

La Piedra del Destino (Piedra de Scone)

Es considerada una reliquia. Sobre ella se realizaban los juramentos con los que eran coronados los reyes escoceses de la época. Así fue hasta el año 1296 cuando el rey inglés Edward I decidió incorporarla en su trono. De esta manera inició una afrenta política entre escoses e ingleses por el control.

Está ubicada en el salón del Royal Palace, donde se encuentran la mayoría de las joyas de los monarcas. Esta es la pieza más privilegiada, junto a la corona, el cetro y la espada del estado, esperando que haya una nueva coronación inglesa.

El cañón de la una en punto (one o’clock gun)

Se trata del cañón que se dispara diariamente a las 13:00 horas, a excepción de los domingos, Navidad y Viernes Santo. Situado en lo más alto de las colinas del castillo, es capaz de retumbar en los oídos de las personas que incluso no se encuentran en él.

Es una tradición que inició en el siglo XIX, utilizada para avisar a los marineros la hora exacta. Es el sustituto de la bola del tiempo que se había instalado en el Calton Hill en lo alto del monumento a Nelson. La cual caía a la una en punto todos los días. Esta era visible desde las aguas del fiordo de Forth, y así los marineros ajustaban sus cronómetros.

Pero muchas veces se presentaba el inconveniente de la típica neblina que provenía de las aguas (el haar). Esto impedía, en la mayoría de las veces, la visibilidad del marcador del tiempo. Por lo que, en 1861 se decidió acompañar esta señal visual con el sonido del one o’clock gun.

Sin duda es un lugar que se puede dejar pasar por alto. Cosa que lo reafirman más de un millón de visitantes al año, que se han encontrado envueltos en la seducción de sus misterios y leyendas.

¿Cómo llegar al Castillo de Edimburgo?

qué ver en Edimburgo

Este enigmático lugar escoses es de fácil acceso, ya que se encuentra situado en pleno centro de la ciudad. Llegar no tiene pérdida, además de que es visible desde cualquier rincón de Edimburgo gracias que se encuentra en la cima de la colina.

Su acceso es únicamente caminando por la Royal Mile, ya que los autobuses no suben hasta la entrada. Pero ten en cuenta que es un camino cuesta arriba. Seguramente no se te hará aburrido debido a la cantidad de tiendas en sus alrededores.

Otros lugares que visitar en Edimburgo

  • Museo de los Escritores
  • Royal Mile
  • Catedral de St. Giles

qué ver en Edimburgo

Francisco Rubio

Francisco Rubio

Enamorado de los viajes y fotógrafo aficionado. Mi pasión es viajar, pero siempre acompañado de mi cámara. Como unión de estas dos cosas nació Viajeros por el Mundo!

Comparte este artículo en redes sociales

¿Has visitado este lugar? ¿Qué te pareció? Déjanos un comentario o ayúdanos a completar la información