Actualidad

Toda la actualidad viajera, aquí estarás al día!

Artículos

Te ofrecemos una serie de artículos útiles sobre viajes, además de actualidad, curiosidades, etc

Diarios de Viajes

Aquí encontrarás una selección de diarios de viaje escritos por nuestros colaboradores

Guías de ciudades

Si vas a viajar a una ciudad y estás buscando información, entra en esta sección

Lugares y reseñas

Tienes algo que comentar sobre algún sitio? Aquí encontrarás lo que buscas


Leído 21.754 veces
Inicio » Diarios de Viajes

Crucero fluvial por Bélgica y Holanda

Envíado por en Martes, 3 noviembre 20099 comentarios
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (20 votos, promedio: 4,60 de 5)
Loading ... Loading ...

 

En el 2003 hicimos un crucero por el Mediterráneo con Pullmantur y para este verano 2007, inicialmente se nos ocurrió hacer el del Báltico también con Pullmantur, pero cuando sumamos el camarote, las tasas, las propias y sobre todo las excursiones, la cifra inicial cambiaba considerablemente. Así que pensamos en uno fluvial, como eso va por agencia, llamamos a la nuestra y le preguntamos que mayorista nos recomendaba y nos dijo que Politours; inicialmente el que mas gracia nos hacia era el de Rusia con Panavisión porque sus fechas nos cuadraban pero no el de Rusia con Politours; pero como nos fiamos de nuestra agencia de viajes nos quedamos con Politours, así que había que cambiar a otro destino, porque nuestras fechas de vacaciones no las podemos mover. Así que al final la decisión estaba entre el Rhin y canales por Bélgica y Holanda, al final gano Bélgica y Holanda, pero por nada en especial. También era mas fácil que nos cuadra uno de estos últimos que son de 7 noches, que el de Rusia que son 12 noches.

En este crucero ves: Brujas, Gante, Amberes, Rotterdam y Amsterdam.

Este tipo de crucero no tiene nada que ver con un marítimo, este barco en concreto tiene 50 camarotes y como espacios comunes tan solo tiene el comedor y luego el bar, que es donde se realizan todas las actividades, los juegos, el baile, etc.

A nosotros personalmente nos gusto más este ambiente más familiar, también es una ventaja atracar prácticamente en las ciudades y poder moverte muy bien a tu aire, y también esta la tranquilidad que tiene el navegar por ríos y canales; preferimos esto y renunciar a servios como peluquerías, tiendas, etc.

También hemos quedado muy contentos con el personal de Politours, teníamos a 2 guías (Marisa y Lorena) y una animadora (Ana), que además como es todo tan reducido puedes estar con ellos tranquilamente charlando en el bar. Y luego el personal del barco que es mayoritariamente belga y holandés, también era muy agradable y todos hablaban algo de español; ya que el barco, que se llama “M.S. Amsterdam” es holandés. Es un barco flotado exclusivamente para Politours.

Nuestro camarote era de los de tipo A, ya que la diferencia económica era poca elegimos este, unos amigos nos enseñaron uno de los tipo B y aunque en cuanto a espacio la diferencia es inapreciable, cambia bastante de tener una ventana grande como la nuestra a no tenerla. Es un barco antiguo, se le nota, pero esta muy bien conservado, todos los camarotes tienen aire acondicionado individual; los cuartos de baño son pequeños pero están bien y uno se acaba acostumbrando.

También informar que prácticamente todas las excursiones están incluidas en el precio, solo quedan fuera Bruselas (que casi nunca se suele hacer) y el Gran Tour de Holanda del Norte (que casi siempre se suele hacer); ya que para que se realicen estas excursiones se necesita un mínimo de personas.

Luego esta el tema de la comida, decir que es algo flojilla, el desayuno es buffet, la comida también buffet (hay que decir que aquí sí se vuelve al barco a comer todos los días) y para la cena te dan a elegir entre 2 platos (te lo preguntan durante la comida); hay que tener en cuenta que la cocina es belga y holandesa, y claro sus gustos culinarios no son los nuestros. Pero a pesar de todo les damos un aprobado; si quiero comer bien de verdad, me quedo en España y no me complico.

Para las bebidas se funciona con bonos de 25 €, tu compras un bono, del cual los camareros van tachando el importe de lo que consumes, y cuando te lo acabes compras otro; y al final del viaje te devuelven el dinero de lo que no hayas consumido. A la mayoría nos parecía un importe bajo, pero bueno eso es cosa suya.

El barco solo navega por la noche un día, el resto estas atracado, así que tu puedes ir y volver cuando quieras, con que a la hora de zarpar hayas llegado sin problemas. Al bajar todos los días en recepción cogías una tarjetita en la que iba escrito el nombre del lugar en el que estaba atracado el barco, así si algún día querías volver en taxi con enseñar el papelito arreglado, porque alguno de los atraques como para pronunciarlos.

Todas las noches cuando te desplegaban la cama te dejaban un folio con los horarios del día siguiente, el desayuno, comida y cena era prácticamente a la misma hora, pero las visitas y atraques iban cambiando, también te informaba en que consistía la fiesta de la noche, porque todas las noches había organizado algo.

Domingo  2 de julio: Valencia – Brujas

Salimos de Valencia a Bruselas vía Madrid en vuelo regular de Iberia, llegando a Bruselas a las 3 de la tarde aproximadamente. El aeropuerto de Bruselas nos decepcionó un poco porque a la hora de recoger equipaje es bastante laberíntico, en todo momento tienes la sensación que te vas a la calle sin tu maleta.

A la salida nos estaba esperando una de las guías con un autobús para trasladarnos a Brujas donde estaba el barco e iniciábamos nuestro crucerito, el trayecto dura cerca de 1 hora, y mientras la guía aprovecha para ir contando cositas del barco y de lo que vamos a ver durante la semana. La guía insistía en que los camarotes eran muy pequeños, nos estaba acojonando.

Por cierto antes de subir al bus tienes que colocarle a las maletas unas etiquetas que te facilita Politours junto con la documentación de viaje, en las que indicas nombre y numero de camarote; las subes al autobús y te olvidas de ellas, ya que al llegar al barco, la tripulación es la que se encarga de llevártelas a la puerta del camarote.

Por fin llegamos a Brujas, con ganas de ver ya nuestro barquito, vamos directos a los camarotes, con la curiosidad de los niños; y si son pequeños, ya nos lo imaginábamos, pero tampoco es exagerado; el armario de la ropa es pequeño, pero hay suficientes cajones y estanterías para dejar la ropas y las cosas de 2 personas sin problemas de espacio, tiene secador, tiene un rincón donde hay 3 o 4 enchufes, que teniendo en cuenta que hoy en día llevamos un montón de aparatos electrónicos se agradece, porque hay veces que tienes que desconectar alguna lámpara. Por el día una de las camas esta recogida y tienes bastante espacio y por la noche mientras se cena te bajan la cama que esta plegada.

Una vez desecha la maleta, vamos a echar un vistazo al barco y rápidamente volvemos a tierra para conocer Brujas, había que aprovechar que hacia sol, estábamos atracados al lado del Lago Minnewater, es muy bonito. Dimos un buen paseíto y de nuevo al barco para cenar, que era sobre las 8-8’30, tras la cena se presentan informalmente ya todos los guías y nos tenían preparada una sorpresa y era que junto con ellos íbamos dar una vuelta por la ciudad de noche.

Hemos de decir que es su mejor momento justo antes de anochecer, cuando el cielo aun no esta oscuro del todo, la ciudad es tranquila, se han ido ya pr ácticamente todos los turistas y tu te encuentras paseando solo por ella; tras este paseo antes de volver al barco, cayó nuestra primera cerveza belga.

Lunes 23 de julio: Brujas

Por la mañana tras el desayuno, tocaba la visita guiada por Brujas, que era lo que habíamos visto la noche anterior, pero visitando las cosas tranquilamente con sus explicaciones respectivas; la mañana estaba gris y de vez en cuando lloviznaba algo, pero tampoco llegaba a molestar mucho. Al final de la visita quedaba un poco de tiempo libre hasta la hora de comer, nosotros lo aprovechamos para subir a la Atalaya, son más de 300 escalones, pero no se hace pesado, eso si tiene tramos que son muy estrechos y de doble sentido con lo que tienes que ir parando; las vistas están muy bien y si el día hubiera estado despejado hubieran sido impresionantes.

Luego algunas compras de recuerdos y chocolates y vuelta al barco para comer. Nos quedamos sin paseíto en barco por los canales, porque durante toda la mañana estuvo lloviendo a ratitos, y aunque fue una pena lo del barquito, no era plan de ir con el paraguas.

La excursión (no incluida) de Bruselas, no salió, porque la mayoría de gente prefería quedarse en Brujas. Pero Lorena, una de las guías se ofreció a acompañar a la gente hasta Bruselas en el tren y les esperaba para volver con ellos; en el viaje les dio unas pequeñas indicaciones de donde llegaban y lo que había que ver; la verdad es que es todo un detalle de su parte.

Teníamos toda la tarde libre, tras la comida nuestra animadora Ana nos enseño a jugar al billar holandés; pero la mayoría de la gente tras el café volvía a callejear por Brujas. Nosotros tras un poco de billar dejamos el barco y como la lluvía no molestaba, mucho nos fuimos a dar una vuelta.

Tras una vueltecita, decidimos ir a la cervecería “De Halve Maan” que es bastante famosa, elabora su propia cerveza y tiene allí una fábrica-museo, que no vimos porque ya esta cerrada. Eso si aquí no hay que descuidarse con los horarios; a las 6 en punto cerraban la cervecería. Por cierto en esa misma calle hay una tienda de artículos navideños, la mayoría de madera, que son una preciosidad, y claro sus precios son un poco prohibitivos, pero muy bonitos.

Decidimos volver al barco, ya que la tarde cada vez se estaba poniendo mas fea; al llegar al barco fuimos al bar y allí estuvimos un rato hablando con las guías y viendo como llegaba la gente, algunos verdaderamente calados, porque entonces ya estaba diluviando.

Antes de la cena, en el bar (ya hemos dicho antes que en este barco, menos las comidas, se realiza todo en el bar), había Cóctel de Bienvenida con el capitán y la tripulación, momento que aprovechan para presentarte toda la tripulación. Cuando vimos al capitán descubrimos que era el que nos había subido la maleta al camarote, hay que ver en este barco como curran todos.

Tras el brindis la cena y luego al salón-bar a jugar un rato a lo de adivinar canciones y luego un poco de baile. Hubiera sido bonito salir a despedirnos de Brujas, pero desde la tarde el tiempo era malísimo y no paraba de llover.

A mi personalmente me encantó Brujas, parece que no sea real, que sea de cuento, el centro histórico esta muy bien conservado.

Martes 24 de julio: Brujas – Gante

Mañana de navegación, aunque esta bien lo ir viendo pasar el paisaje, la animadora ponía mucho de su parte para que nadie se aburriera, primero con los estiramientos, que es un poco de gimnasia que se realiza todas las mañanas que estamos de navegación; y luego preparando los disfraces de la fiesta pirata de la noche.

En este viaje se pasan varias exclusas, nosotros las que habíamos visto en Francia se abren como si fuera una puerta, pero aquí hay alguna que son como una guillotina y esta mañana se pasaba por una en la que tienen que desmontar la cabina del capitán.

Tras la comida ya habíamos llegado a Gante, este es el único sitio que el puerto queda lejos y te llevan y te traen en autobús, pero nada son 5 minutos.

Gante debe ser una ciudad preciosa, pero nosotros tuvimos la mala suerte de que nos tocara visitarla el día después de haber acabado las fiestas; era por la tarde y la ciudad estaba llena de escenarios por desmontar (eso es lo de menos) pero estaban todavía todos los vasos y toda la suciedad de 10 días de fiesta.

La ciudad en su estado natural tiene que ser muy bonita, los muelles Graslei y Korenlei, que son su foto más famosa, pues no estaban muy de foto; a la guía Lorena le daba mucha pena, porque le encanta la ciudad y no nos llevamos una buena imagen. La gente del grupo decía toda lo mismo, vale que hayan estado de fiestas, pero en España de buena mañana el batallón de limpieza lo deja impoluto, y si no es así siempre decimos lo mismo, esto solo pasa en España, bueno pues nosotros hemos comprobado que no es así.

Al acabar la visita guiada, ten íamos medio reservado un crucero por los canales, nos apuntamos todos, el cielo estaba despejado (que ignorantes); nos subimos todos en 2 barquitos y al cabo de un rato empezaron a aparecer algunas nubes algo feas, y aquello se iba complicando por momentos, hasta que en 5 minutos cayo la de Dios; el que conducía la barca intento ponernos a refugio bajo de un puente, pero la barca era demasiado grande y no cabía entera, así que continuo hasta su zona de embarque y fue llegar y parar, que tiempo el de aquella zona.

A pesar de esto, unos cuantos decidimos quedarnos a cenar y volver luego en taxi. Paseamos un poco m ás, tomamos algo, no vamos a mentir otra cerveza, y luego ya fuimos a buscar sitio para cenar, pero estaba todo lleno y como no queríamos que se nos hiciera tarde al final acabamos al Pizza Hut.

Después fuimos a dar una vuelta para ver lo más representativo de la ciudad iluminado, donde conseguimos otra foto que también ha tenido mucho éxito entre nuestras amistades. Y ya nos fuimos a buscar un taxi; era curioso que durante el día no se veía casi ninguno e incluso las paradas estaban vacías, pero por la noche ibas a la parada y no tenías problemas. Como éramos 6 personas le preguntamos a un taxista si nos podía llamar a uno grande, y en unos minutos allí teníamos una Mercedes Vito, el trayecto nos costo 12 €; durante la tarde les habíamos preguntado a las guías y ya nos habían dicho que costaba eso y que habían taxis grandes; incluso nos dijeron que si teníamos problemas y no encontrábamos les llamáramos a ellas y ellas llamarían a la central para enviarnos uno donde estuviéramos. Esa era la noche que zarpábamos a las 2 de la madrugada, y no querían dejarnos en tierra.

Al llegar al barco estaban en plena fiesta pirata, hab ía buena juergecilla por allí, y nos contaron que habían jugado a una especie de “que apostamos” que por lo visto fue muy divertido.

Miércoles 25 de julio: Gante – Amberes

Sobre las 11 atracamos en Amberes y rápidamente a la vista guiada, lo primero que vimos de la ciudad es su “barrio rojo” que nada tiene que ver con el de Amsterdam, aquí hay algunas que tela marinera. La ciudad tiene mucha vida y muchos tranvías como en Gante, una de sus plazas mas representativas es la Grande Place, donde se encuentra el Ayuntamiento.

Tras la vista la mayoría volvió al barco a comer, aunque algunos decidieron quedarse, volvimos andando también al barco. La tarde la teníamos libre, y nosotros aprovechamos para callejear bastante, utilizamos los tranvías y también el metro.

Primero nos fuimos en tranv ía hasta el barrio de Zurenbourg, que es todo en estilo Art Nouveau, pero una casa en cuestión que buscábamos no estaba allí, se encontraba cerca del Museo de Bellas Artes, y un par de viajes en tranvía después conseguimos llegar a la “Casa Barco” aunque en realidad se llama “Les Cinq Continents” (Los Cinco Continentes), es tan solo un balcón, pero menudo balconcito. Luego volvimos al centro y nos dimos un paseo en coche de caballos, el recorrido en si es flojillo, pero bueno unos 20-25 € por 20 minutos no esta mal.

Por cierto para llegar del centro al barrio Zurenbourg, el tranv ía atraviesa el barrio judío, y si en la calle principal se ven a los niños con sus tirabuzones, los hombres de negro con el sombrero, imaginaos lo que se vera si profundizaras un par de calles.

Del transporte decir, que el tranvía lo usamos no se cuantas veces, sus billetes se pueden comprar al conductor y tienen una validez de 75 minutos, y vamos, como nos fundimos el tranvía. Pero el metro no nos gusto nada, tienen un sistema que a nosotros nos resulta muy enrevesado, y tiene cosas bastante raras como que la maquina para comprar billetes esta en el mismo anden, así como el plano de la red, hasta que no bajas al anden no lo ves, el metro no lo usamos mas que un par de veces, que raro es; lo utilizamos para ir a la Estación Central de trenes, que es muy bonita.

Y después de tanto turismo tocaba ya la cervecita, y nos decidimos por un sitio que nos había recomendado la animadora, esta detrás de la catedral y se llama “Het Elfde Gebod”, lo curioso de este sitio es que esta lleno de santos y vírgenes (como si fuera una tienda), 2 cervezas poco más de 5 €; también había para cenar, pero para nosotros aun era pronto.

Hoy habíamos decidido que nos quedábamos a cenar en la ciudad, no nos podíamos ir de aquí sin probar unos mossels (una variedad de mejillones no muy grandes), así que nos dimos una vuelta viendo los precios y cual nos gustaba más. Los precios eran bastante parecidos al final nos decimos por una de los de la Grand Place, me imagino que pagarás las vistas, pero bueno, como ya sabes el precio (la mayoría lo anuncia en la puerta con carteles), pues nos pedimos 2 de mejillones y 2 cervezas de medio litro y nos costo 43 €; los mossels te los sirven en una especie de olla y la tapadera misma sirve para tirar las cáscaras, nosotros nos los pedimos al natural, pero los hay con muchas salsas diferentes; he de decir que con esto una persona normal cena.

Y como ya se hab ía hecho de noche, dimos una vuelta para las fotos nocturnas que son nuestra debilidad y volvimos al barco en taxi, aunque no estaba lejos ya no apetecía andar mucho, nos costo unos 7 €; pillamos una monovolumen chulísima y fue muy gracioso cuando al ir a bajar, intentamos abrir la puerta y no podíamos, ya que era electrónica y la abría el conductor.

En el barco hab ía esta noche un dúo musical, que no tuvo mucho éxito, pero lo curioso es que la cantante no hablaba nada de español pero cantaba en español; la mayoría de la gente prefería la selección musical de la animadora, pero bueno, ellos todas las noches organizan algo. Esta noche fue la cena belga, que según nos dijeron no valió mucho.

Sobre las 12 de la noche acabó el dúo y como por arte de magia nos animamos todos a bailar, la animadora nos dejó el micro y se hizo un karaoke improvisado, una conga en la que participaron todos absolutamente todos, hubo unos instante que no había nadie sentado. La fiesta y el buen rollo acabó cerca de las 3 de la madrugada, algo muy inusual en este crucero, la animadora nos contaba que prácticamente nunca se sobrepasaba la medianoche.

Jueves 26 de julio: Amberes – Rotterdam

Este día se está prácticamente todo de navegación, pero como siempre vas viendo paisaje no se hace pesado; es muy relajante ver el paisaje con esa velocidad tan baja, ya que su velocidad máxima de navegación son 15-20 km/h.

Después del desayuno nos informaron de la excursión de la Holanda del Norte, que se realiza el sábado, las guías cuentan lo que se va a ver y uno decide si quiere apuntarse o no; al final la mayoría se apuntaron, la excursión valía 50 € e incluia una comida picnic.

Mas tarde, a mitad mañana o así, la degustación de cervezas, que vale 5 € y se apunta quien quiere, si el tiempo lo permite se suele hacer en la terraza de cubierta, pero aunque no llovía el día algo fresquito, así que para variar fue en el salón. Se prueban unos 5-6 tipos diferentes de cervezas, y mientras van sirviendo cada una cuentan, su graduación, y otras cosas interesantes sobre la cerveza en cuestión; no te dan todo el botellín, porque sino menuda cogorza, pero la verdad que para los que les gusta la cerveza se pasa un buen rato. Y con la media chispa puesta ya se nos hizo la hora de la comida.

Sobre las 4 de la tarde se empieza a llegar al puerto de Rotterdam, se empieza, porque siendo el primero de Europa os podéis hacer una ligera idea de las dimensiones que tiene aquello, desde que empiezas a entrar hasta que llegas a la ciudad; cuando se llega a lo que más o menos es la ciudad, el barco da un paseo panorámico para que se puedan ver algunos de los edificios, y luego ya vuelve a su punto de atraque.

A las 6 de la tarde estamos bajando para la visita panor ámica, lo primero son como no, las casas cúbicas, visitamos una por dentro (se pagaba, pero era poco), de visitar son graciosas y curiosas, pero pensar que ahí vive gente se nos hace bastante raro; el cubo en si es un triplex, nos dijeron lo que valían, que ahora no recordamos, pero lo que sí recordamos es que nos pareció una verdadera burrada.

Luego seguimos viendo algunas cosas m ás de la ciudad, a la mayoría no nos gusto nada esta ciudad, sus edificios son completamente modernos tienen muy pocos antiguos, era algo que ya sabíamos; por si alguien no lo sabe, la ciudad de Rotterdam fue asolada durante la segunda guerra mundial en un 90%, así que todos los edificios son nuevos, es una ciudad completamente modernista.

Despu és al barco que en unos momentos nos esperaba la cena y tras la cena nos fuimos a dar una vuelta porque había una zona de bares que nos pillaba bastante cerca, y tras otra cervecita, al barco; unos bailes, un rato mas de tertulia, unas cervezas y a dormir.

Rotterdam es una ciudad, que a no ser que te guste mucho la arquitectura moderna, te deja un poco indiferente.

Viernes 27 de julio: Rotterdam – Amsterdam

Hoy como llegamos a Amsterdam en el barco se celebraba el día holandés, todo era naranja. Como se llega a Amsterdam a hora de comer, tocaba otra mañana de navegación, pero como ya hemos dicho antes, llega a gustar; uno esta acostumbrada a ir en bus viendo el paisaje, y al final te cansas, pero en el barco, puedes pasear un poco, tomar algo, es completamente diferente.

Uno de los entretenimientos de esta mañana es la visita del puente de mando, evidentemente a turnos, porque claro este puente de mando es pequeñito como el barco. Y luego Lorena nos hizo una charla con diapositivas sobre Van Gogh.

A la hora del aperitivo empezaba la fiesta holandesa, en el que nos pusieron música holandesa y la animadora disfrazada de holandesa, nos sacaba a todos a bailar; finalizamos con un brindis de una bebida totalmente desconocida para nosotros, que era de color totalmente naranja, pero fuerte fuerte. Un rato después a comer.

Tras la comida visita guiada a la ciudad de Amsterdam, aparte de las miles y miles de bicis, que aunque ya lo sabes hay que verlo, llama la atenci ón que el tiempo de los semáforos en verde, está calculado para las bicis, porque el peatón siempre acaba corriendo.

Esta ciudad en si, no tiene ni grandes plazas ni grandes monumentos representativos, para nosotros sus canales y sus puentes es su atractivo; tras al paseo y las explicaciones de Lorena, que finaliza en el Mercado de las Flores, teníamos un par de horas libres hasta la cena; nosotros aprovechamos para las compras, ya que en esa zona hay un montón de tiendas y no hace falta buscar mas, y ya luego tranquilamente paseando volvíamos al barco haciendo fotos.

Mucha gente tenía interés de ver la casa de Ana Frank, pero cuando vieron las colas se les quitó la idea, las guías nos dijeron que siempre suele tener unas colas impresionantes. Nosotros quisimos visitar una Casa Bote, que es un museo, pero es que resulta que cerraba a las 5, y así no hay quien visite nada.

El tema de los souvenirs (no es que seamos unos compradores compulsivos, pero si nos gusta traernos algo para nosotros y la familia), nos decepcion ó bastante; quizá sea porque en febrero estuvimos en Paris y allí es impresionante. Bueno aquí yo creo que la estrella, aparte de los tulipanes, son unas zapatillas de ir por casa con forma de zueco holandés, no nos gustaron las camisetas, poco originales, sobre todo las de las chicas.

Como era el día holandés, había que ponerse algo naranja para le cena, nosotros ya habíamos previsto algo así y nos habíamos traído unas camisetas naranjas.

Después de la cena teníamos reservado todo el grupo un crucero nocturno por los canales, al principio estaba anocheciendo pero luego cuando se hizo completamente de noche, la ciudad queda un poco oscura, pero bueno de todas formas estuvo bien el paseo, además como el barco era sólo para nosotros las risas no faltaban.

Y después la otra sorpresa que nos tenían preparadas las guías, un paseo por el Barrio Rojo, hoy en día no es peligroso, la única advertencia que hicieron los guías e insistieron, es el tema de no hacerles fotos a las chicas, ni siquiera llevar la cámara enchufada, mejor si esta guardada, lo de las fotos es algo que esta totalmente prohibido. Esta noche cobrará protagonismo Sergio (aún no habíamos hablado de él), que era un guía que no estaba ejerciendo; venía de hacer otro crucero y en este estaba aprendiendo lo que se visita, para la próxima semana ser el uno de los guías.

Primero nos contaron un poco la historia y luego fuimos paseando tranquilamente, hoy en día es súper tranquilo, hay mucha policía, bueno pues viendo escaparates y bares, porque igual hay un escaparate con chicas que un bar de copas, llegó un momento por el que pasábamos por un callejón estrecho estrecho; iban 2 guías por delante, la animadora por el medio y Sergio por el final, al poco de salir del callejón nos paramos para reagruparnos, pero vimos que la gente tardaba mucho; y es que resulta que uno del grupo intento grabar con la cámara de video a una de las chicas, ella se dio cuenta y salió como una loca a atizarle, pero el que se llevo el coscorrón fue Sergio, y menos mal que estaba el allí porque hablo con ella en inglés y al final la convenció de que no llamara a la policía; porque si las chicas llaman a la policía acude rápidamente.

Imaginaos pobrecillo que susto, ya se veía en comisario con el tonto de la cámara de video, porque claro ellos como guías son responsables; al final no paso a mayores y ya una vez todos juntos de nuevo volvimos al barco, y claro ya teníamos tema de conversación toda la noche. Sergio decía que en el próximo viaje se pondría mas duro con lo de las cámaras.

Sábado 28 de julio: Amsterdam y alrededores

Tras despertarnos a desayunar, ya que a las 9’30 salía la excursión hacia la Holanda del Norte, ninguno de los trayectos fue superior a los 30 minutos, así que no se hizo nada pesado.

Empezamos en un pueblo lleno de molinos llamado Zaanse Schans, donde se visita uno, en concreto el que nosotros visitamos hacia pinturas de tinte, el molinero te explica el funcionamiento y cosas como que el pueblo lo mantiene prácticamente el gobierno para preservar los molinos; al final acabamos subiendo fuera y nos enseñaba como se giran las aspas para aprovechar siempre el viento. Este pueblecito es súper bonito y bastante tranquilo.

Luego seguimos hasta el Gran Dique del Norte, lo incre íble de esta construcción es que se hizo antes de la segunda guerra mundial y además no fue bombardeado; menudo viento en la parte que da al mar abierto.

Tambi én se visita una fábrica de quesos, en la que cuentan muy rápidamente la elaboración y luego pasas a la tienda, siempre hay alguna de estas en todos los circuitos.

Ya se iba acercando la hora de la comida y tocaba visita a Volendam, pueblo típico pesquero y católico, aquí echamos mano del picnic para aprovechar mejor el pueblecito y verlo tranquilamente, eso sí después nos tomamos una cerveza, acabamos en un bar de lugareños, porque huyendo de las terrazas al sol del paseo acabamos en un bar de pueblo con los abuelos, mas típico. El pueblecito es bonito, lo que pasa que al ser fin de semana y hacer tan buen sol, estaba lleno de gente.

Tras la excursión sobre las 6 y algo de la tarde, llegamos al barco y dimos por finalizado el día turístico; recordamos que esta es la única excursión que no iba incluida en el precio.

Sobre la 8 se celebró en el salón el cóctel de despida, que la verdad pone un poco triste, porque ves como se va acabando la semana; y luego a cenar.

Tras la cena hubo un Show genial, lo que pasa que no lo desvelaremos, por si alguno se apunta a este viaje, desde luego nosotros nos lo pasamos genial; tras las risas nos tomamos las últimas cervezas en el barco y echamos los últimos bailes.

Domingo 29 de julio: Amsterdam – Valencia

Como todos los días sonó el despertador, no lo habíamos comentado, pero en uno de los canales de radio, era por el que hablaban los del crucero para decir, cosas como las de que se abre el comedor para la comida, etc; y también para despertarnos con música y con la voz de la animadora, música que era cada día diferente; esto parece una tontería pero es un detalle genial. Pero hoy era el último día del viaje.

A la hora habitual desayunamos y luego teníamos que dejar libres las habitaciones, seguidamente teníamos tiempo libre hasta la 1 del mediodía.

Aunque el día estaba nublado nos fuimos a dar la ultima vuelta por Amsterdam, a simple vista es una ciudad por la que es fácil moverse con un plano, pero si uno se despista volver a retomar la ruta puede ser algo complicado, no sabría explicar porque, pero 6 personas nos despistamos, acabamos saliendo del plano y lo nuestro nos costó para retomar el camino. Cuando empezó a llover decidimos ir a tomar algo calentito y luego decidimos coger un tranvía que nos dejaba en la Estación Central de trenes, y de ahí al barco estaba cerca.

Volvimos al barco al sal ón, donde esperamos que viniera el autobús para llevarnos al aeropuerto, momento triste en el que había que despedirse de Ana y Marisa (animadora y guía) ya que ellas no venían al aeropuerto.

La gente estaba repartida en 2 vuelos (Madrid y Barcelona), el nuestro que iba a Madrid salía a las 4 de la tarde y el de Barcelona mas o menos lo mismo; ya en el aeropuerto nos despedimos de la gente y de Lorena y Sergio que nos estaban despidiendo allí hasta el último momento, y cuando digo el último momento me refiero hasta que pasamos el control de seguridad.

Poco mas que contar, comimos por el aeropuerto, el vuelo a Madrid en hora, una vez en Madrid nos despedimos otra vez de algunos del viaje y a esperar el vuelo a Valencia, que este si llevaba retraso, pero bueno que son un par de horas en esto de los aviones; además estábamos con otra pareja de Valencia que venía en el viaje, así por lo menos teníamos gente con la que hablar y además unos expertos en esto de viajar.

Cajon desastre

En este tipo de crucero la gente es bastante mayor, la mayoría son matrimonios de 50 para arriba, de nuestra edad habían 3 parejas mas y un par de tíos divertidísimos, al principio no entendíamos muy bien que pintaban en ese crucero dos tíos con tanta marcha, pero Raúl y Figo (que así querían que se les llamara) se convirtieron en los animadores de la gente mayor.

Las guías y la animadora es otro punto a favor de este crucero, no son los típicos guías de circuito que te cuentan lo turístico y luego se van a su habitación, aquí como convives en el mismo espacio, cuando no están trabajando son unos más. Nosotros hablábamos bastante con ellas, pero es normal, por afinidad de edad, somos los que mas se aproximaban a la suya.

Nosotros no solemos hacer circuitos organizados (tan solo Túnez en 2004) pero esto tiene de todo vas con un grupo, pero también tienes mucha libertad, como si un día que no quieres ir a la visita y prefieres quedarte en el barco o irte por tu cuenta.

No descartamos dentro de algún añito hacer algún otro de los cruceros de Politours, tienen por el Rhin (que nos comentó Sergio que el venía de hacer ese y que es mas estresante porque hay una visita por la mañana y una por la tarde), por el Volga (nos dijo Marisa no tiene nada que ver con este, es muy bonito, pero el barco es cuatro veces mayor y ya no es tan tan familiar como este), y el Danubio que era nuevo de este año.

Pillamos el paquete que te ofrecen junto con el avión y traslados, ya que al llegar a una ciudad y luego salir de otra, buscarlo por tu cuenta es mas complicado, y luego también hay que sumar el traslado de Bruselas a Brujas y en Amsterdam hasta el aeropuerto. Politours también incluyó el seguro de anulación.

A la mayoría de la gente del barco le parecía una ironía que en el país vacas, la leche en todos los bares sea de la de botecito minúsculo, esta que no sabe a nada; menos mal que en el barco era normal.

En la barra existía una campana, y la tradición del barco dice que el que la toca paga una ronda a todos los de la barra (nosotros entre otros picamos); y claro una vez has picado el juego consiste en intentar que otros piquen; si os fijais arriba a la derecha se va la campana.

En Amberes existe la virgen m ás fea que hemos visto nunca, cuando sales de la iglesia están las guías partiéndose de risa viendo las caras nuestras según salimos, es fea de verdad, despeinada; no ponemos la foto muy grande para que no os asustéis

Otra cosa curiosa que nos llamo la atención fue que el helado no está casi frío, hay que comérselo muy muy rápido porque sino se hace caldo; imaginamos que serán cosas del clima.

Y ya no se nos ocurre nada mas, esperamos que os haya gustado tanto como a nosotros contarlo, cualquier duda que tenga alguien estaremos encantado de ayudarle.

Related Posts with Thumbnails
Be Sociable, Share!

9 Comentarios »

  • fran said:

    Han quedado perfectas las fotos!

  • lola said:

    hola la verdad que el relato muy bien detallado, y las fotos estupendas.
    me gustaria que hubierais puesto en que idioma hablabais y cuanto os costo el viaje, es para hacerme una idea.
    No habeis colgado ninguna foto del varco ni del camarote, la verdad que habria estado bien verlas.
    LOLA

  • alfcat (author) said:

    Lola, si buscas en el foro podrás encontrar alguna foto mas, como la del camarote que preguntas. De todas formas este barco ya no lo usan, lo han cambiado por uno más nuevo. Y sobre el precio es el marcado por la mayorista Politours, en su página de internet puedes encontrar los precios. El idioma era español, el personal de guias y aniamdora de Politorus son españoles y la tripulación holandesa (pero hablaban español).

  • fizdo said:

    Hola!!
    Me ha encantado tu relato!!
    Yo he hecho tres cruceros maritimos.. y este año hacemos este fluvial..
    No hay vida noturna como en el maritimo verdad?
    No hay que ir cargada con ropa, para las excursiones y el modelito para noche??no hay cena de capitan?
    vamos, que si cuando haga mi maleta, solo pongo en exclusiva ropa de sport!!!!
    gracias y saludos

  • alfcat (author) said:

    Me alegro que te haya gustado fizdo.
    Lo del Curcero Fluvial es algo que desconociamos bastante pero nos gustó mucho.
    La vida nocturna no tiene nada que ver con el marítimo, ten en cuenta que aquí va muy poca gente; lo que hacen es algún juego despues de cenar y luego ya tan solo música y charlar.
    Aquí no hay cena del capitan, tan solo un brindis de recibimiento, pero no hace falta vestir de gala ni nada de eso.
    Saludos.

  • JOAN said:

    Muy bien relatado, este año el proximo 12 de agosto salimos desde Valencia a Bruselas, espero que me guste. Mi mujer y yo hemos hecho crucero maritimo y este año ibamos a haver otro pero nos ofrecieros este. A ver que pasa.

  • alfcat (author) said:

    Hola Joan:
    Espero que os guste y lo paseis muy bien, a nosotros nos gustó mucho más este por su familiaridad; evidentemente este tipo de barco no tiene nada que ver con el marítimo, pero nosotros lo preferimos.
    Saludos.Cati.

  • Julia said:

    He leído tu información sobre el crucero, esta muy bien aún que ahora no se si a cambiado mucho? Veremos para empezar hay más excursiones opcionales cuatro. Gran tour por el norte, canales y barrio rojo,la Haya y Delft y Malinas y Lovaina. Tu solo hablas de una posiblemente sí te vas de excursión te pierdas otras cosas mejores por ejemplo si el barco va navegando sea más bonito de ver? A pasado varios años hay otro barco pero pienso que el sistema será lo mismo politours trabaja muy bien a todos los viajes que he hecho un diez. En catálogo pone cena de gala y cena naranja que no voy a hacer mucho caso a la de gala. Gracias por el relato

  • alfcat (author) said:

    Hola Julia:

    El barco en el que fuimos nosotros al año siguiente lo cambiaron, ya que era muy pequeño (unos 50 camarotes) y bastante antiguo. Mientras se visitan las ciudades el barco esta atracado, y si quieres las excursiones las puedes hacer por tu cuenta ya que, por lo menos en mi viaje atracaban muy cerca de las ciudades. Sobre la cena de gala (por lo menos en mi crucero) no te creas que es como la de los barcos, aquí la gente iba un poco arregladilla y ya está.

    Me alegro que te haya gustado y te sea de utilidad, cualquier cosa pregunta, y si te apetece a la vuelta me cuentas.

    Saludos, Cati.

Escribe un comentario

Escribe tu comentario debajo, o trackback desde tu propia web. También puedes subscribe to these comments via RSS.

Por favor intenta escribir sin faltas de ortografía, cláramente. No se permite el spam.

Puedes usar tus propias etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este es un avatar general. Para obtener tu propio avatar por favor registrate en Gravatar.